En pleno auge de la movilidad eléctrica algunos fabricantes están buscando formas alternativas para la propulsión de los vehículos. Un ejemplo es el Lightyear One, un coche propulsado con energía solar.

Han sido muchas las voces que han apoyado el sol como energía alternativa para la movilidad. Sin embargo, el elevado precio de los materiales, la dificultad para montar el sistema y la escasa energía producida han echado por tierra sus pretensiones. Hasta ahora.

Con el Lightyear One parece que todos estos problemas están superados. De momento solo se trata de un prototipo pero está previsto que vea la luz en el año 2021. Su precio también deslumbrará. Cerca 119.000 euros costará cada una de las 1.000 unidades fabricadas.

Así es el Lightyear One, propulsado con energía solar

El Lightyear One es un vehículo propulsado por energía solar de cinco metros de largo con una carrocería diseñada para aprovechar al máximo la aerodinámica. Un ejemplo es la caída del techa o las ruedas traseras semicarenadas.

La pieza clave del diseño está en los paneles solares que cubrirán el techo y el capó. En total ocupan una superficie de 5 m2 y captan hasta un 20% más de energía que los paneles solares convencionales.

Además, estas placas, indispensables para su funcionamiento, añaden una autonomía extra de 20 kilómetros por cada hora esté el vehículo en movimiento o parado. Esta recarga pasiva hace que el Lightyear One homologue una autonomía de 725 kilómetros según el ciclo WLTP.

Hay que destacar que en invierno, cuando la luz solar es menos potente, el One es capaz de recorrer hasta 400 kilómetros con la calefacción encendida.

Para la recarga existen más posibilidades además de la luz solar. El One se puede cargar a través de una toma de corriente doméstica. Por cada hora enchufado podremos recorrer 35 kilómetros. Si optamos por una toma de 22 kW entonces alcanzaremos los 209 kilómetros con una hora de recarga. Y si elegimos una de 60 kW la cifra ascenderá hasta los 507 kilómetros.

El Lightyear One también cuenta con un motor eléctrico en cada rueda y una batería. A diferencia de los vehículos eléctricos convencionales, estos son de pequeño tamaño pues su función es de apoyo para extender la autonomía.

 

Te puede interesar: