Cada día hay más empresas que muestran su preocupación por el bienestar emocional de sus empleados. Para abordar la felicidad en el trabajo algunas compañías han optado por la creación del Departamento de la Felicidad. Sin embargo, entender en qué consiste este nuevo departamento es complicado si no tenemos claro en qué consiste la felicidad en el trabajo. De forma resumida, podemos decir que la felicidad en el trabajo es el mejor recurso de las empresas.

La felicidad en el trabajo, el nuevo objetivo de las empresas

Un estudio de la Harvard Business Review concluyó que las personas que trabajaban en empresas que miraban por su felicidad presentaban un rendimiento y un desempeño laboral mayor. Esta conclusión también la apoyan desde la Universidad de Warwick, en Inglaterra. Su estudio demostró que los trabajadores felices son un 12% más productivos. Por lo tanto, queda demostrado que la felicidad en el trabajo es el mejor recursos de las empresas.

Pero, ¿qué es la felicidad en el trabajo? La felicidad laboral es la búsqueda del bienestar emocional de los trabajadores a través de encontrar un punto de equilibrio entre factores como el salario, la flexibilidad horaria, la autorrealización, la formación, la estabilidad y el clima laboral, la cultura corporativa, la conciliación familiar o los beneficios sociales.

La felicidad en el trabajo corre a cuenta del Departamento de la Felicidad

Para encontrar ese equilibrio que cree trabajadores felices las empresas están apostando por la creación de un Departamento de la Felicidad. Este área es la heredera del ya obsoleto Departamento de Recursos Humanos y su misión es tratar a los empleados como personas y no como recursos. De esta manera, se convierte la felicidad en el trabajo en el mejor recurso de las empresas.

Entre las funciones de este departamento, encabezado por el Gerente de la Felicidad o Chief Happiness Officer (CHO), están la de planificar y desarrollar estrategias y acciones encaminadas a conseguir la felicidad, la transmisión de los valores empresariales, el fomento de un buen clima laboral, la resolución de conflictos o el fomento y la ayuda en la formación de los empleados.

El CHO, por su parte, deberá ser una persona proactiva, con grandes dotes de liderazgo y capacidad para trabajar en equipo, con una alta capacidad de comunicación, negociación y resolución y con buenas habilidades comunicativas y motivacionales.

 

Te puede interesar: