El Ministerio de Fomento junto con las organizaciones que forman parte del Comité Nacional del Transporte (CNTC) alertan y muestran su preocupación por la cada vez más acuciante escasez de chóferes profesionales. Para poner fin a este problema, y pensando en la próxima legislatura, la Administración y los representantes de los transportistas quieren poner en funcionamiento diferentes iniciativas.

En primer lugar, se pretende impulsar y promover la llegada regulada de conductores de países de fuera de la Unión Europea. A su vez, se quieren  promover y desarrollar políticas que atraigan a los jóvenes españoles para que estos encuentren en el transporte de mercancías por carretera una salida laboral estable y de futuro.

Por otra parte, las empresas, asociaciones y sindicatos, encuentran otro problema añadido a la falta de chóferes profesionales. La edad media de los conductores en activo sigue siendo muy alta y, en los últimos años, no ha dejado de crecer.

A estas dos circunstancias que afectan tanto a España como al resto de países comunitarios se les ha intentado poner solución en los últimos foros especializados.

Algunos empresarios y representantes sindicales han propuesto la posibilidad de mejorar salarios así como las condiciones sociolaborales, de modo que se permita una mejor conciliación laboral y familiar.

Estas dos propuestas enfrentan a una doble traba. Por un lado la gran competencia que ofrece sus servicios a precios muy bajos y, por otro, una normativa demasiado compleja y rígida.

El 21% de las ofertas no se cubre

Según los datos ofrecidos por la Organización Internacional para el Transporte por Carretera (IRU), aproximadamente el 21% de las ofertas de trabajo que buscan conductores profesionales no son cubiertas en los principales países europeos.

Una de las principales razones es que este sector tiene una de las tasas de desempleo más bajas de España y del resto de Europa. Por lo tanto, no hay demandantes de empleo.

La edad, un problema para el transporte

De los 264.805 contratos de trabajo firmados por conductores de camión en España en 2018, un 44,09% fueron suscritos por personas mayores de 45 años. Estos 116.740 nuevos contratos reflejan claramente el rápido envejecimiento de los profesionales del sector del transporte de mercancías por carretera. Además de dejar en evidencia que se necesitan conductores profesionales jóvenes.

Pero la edad también afecta a los chóferes profesionales en situación de desempleo. De todos los que declararon encontrarse sin trabajo casi el 74% superaba los 45 años de edad mientras que entre los menores de 30 años la cifra apenas alcanzaba los 300.

 

Te puede interesar: